CIRUGÍA DE LAS GLANDULAS SUPRARRENALES

¿Qué son las glándulas suprarrenales?
Las glándulas suprarrenales son dos pequeños órganos de forma triangular situadas sobre los riñones. Son glándulas endocrinas, que producen varias hormonas muy importantes que ayudan a regular la presión arterial, los líquidos y la sal del cuerpo, así como la adrenalina que necesitamos durante un estrés.

Las hormonas que producen son la cortisona, la aldosterona, la adrenalina y parte de las hormonas sexuales. Como ocurre con todos los órganos dobles, se puede vivir perfectamente con sólo una glándula suprarrenal.

¿Qué es una suprarrenalectomía?

Es la intervención quirúrgica en la que se extirpa (quita) una glándula suprarrenal enferma. Puede hacerse mediante una incisión en el abdomen o bien por laparoscopia.

¿Quién necesita una suprarrenalectomía?

La causa más común por la que se realiza una suprarrenalectomía es porque se descubre un tumor en una glándula suprarrenal que produce un exceso de una de las hormonas. La gran mayoría de estos tumores son benignos. Cada tipo de tumor produce un exceso de una hormona determinada, por lo que los síntomas pueden ser muy variados. Los principales tumores de las glándulas suprarrenales son: Feocromocitomas: Producen un exceso de adrenalina o de noradrenalina. Pueden causar un aumento de la presión arterial, taquicardia y palpitaciones o dolor de cabeza muy intenso. Suelen hacer aumentar el azúcar en la sangre. Aldosteronomas: Producen un exceso de aldosterona. Causan aumento importante de la presión arterial y un descenso del potasio en la sangre. Tumores secretores de corticoides: Producen una enfermedad llamada síndrome de Cushing, por exceso de corticoides. Causan obesidad (muy marcada en la cara y el tronco), aumento de la presión arterial, aumento del azúcar en sangre, piel frágil y estrías de color vinoso en el abdomen. Hay otros tumores de las glándulas suprarrenales que se descubren casualmente en una ecografía, un escáner (un TAC) o una resonancia magnética realizada por otra causa y que no producen ningún exceso de ninguna hormona. Los llamamos incidentalomas y suelen operarse si crecen o son grandes. Finalmente hay otros tumores menos comunes de las glándulas suprarrenales como los que producen hormonas sexuales o metástasis de tumores de otros órganos (pulmón, mama, intestino o riñón).
¿Cómo se sabe si un tumor de una glándula suprarrenal produce demasiadas hormonas?

Se sospecha que un tumor de una glándula suprarrenal está produciendo demasiadas hormonas por los síntomas. Se sabe seguro haciendo análisis especiales de la sangre y la orina. En algunas ocasiones es necesario repetir varias veces estos análisis.
¿Cómo se hace una suprarrenalectomía?

Esta cirugía se lleva a cabo siempre bajo anestesia general. Durante la intervención puede extirparse una (lo más normal) o las dos glándulas suprarrenales. En algunos casos especiales se puede quitar solamente el tumor dejando intacta la glándula suprarrenal sana. La mayoría de las veces se hace por vía laparoscópica, mediante pequeños orificios (de 5 y de 11 milímetros) en el abdomen por el que introducimos una mini cámara y los instrumentos. Por uno de ellos extraemos la glándula con el tumor. Esta vía es poco dolorosa, permite una recuperación rápida, tiene pocas complicaciones y deja unas cicatrices muy pequeñas. En algunos casos no es recomendable operar un tumor suprarrenal por vía laparoscópica porque se sospecha que es maligno o bien porque tiene un tamaño excesivo. En estos casos se extirpa el tumor mediante una incisión en el abdomen (vía abierta) como se hacía antes de que se popularizara la laparoscopia.